Cómo Bañar a un Recién Nacido con el Cordón Umbilical: Cuidados para el Baño

Durante las dos primeras semanas de vida es recomendable evitar el baño del bebé. En estas fases, es preferible lavarlo a fondo, pero sin humedecer el muñón del cordón umbilical a partir del cual se originará el ombligo. De hecho, te recomiendo que esperes a que se caiga, lo que generalmente ocurre entre 10 y 15 días de vida.

El baño para bebés está contraindicado porque el agua dificulta la cicatrización de los tejidos y, por lo tanto, puede retrasar la caída o favorecer la aparición de una infección. Lo que si puedes hacer mientras tu Bebé tenga el cordón umbilical es lavarlo con agua corriente dirigiendo el chorro del grifo con agua tibia en varias partes del cuerpo, como la parte inferior, las piernas y con cuidado la cabeza. Mientras esperas el momento de bañar al bebé, puede serte útil usar un limpiador aceitoso específico para los recién nacidos que puedes aplicar con un paño de algodón para desechar después de usarlo.

 

 

Cómo Bañar a un Recién Nacido con el Cordón Umbilica

cuando hacer el primer baño del bebe

 

 

 

El Primer Baño del Recién Nacido, Cuándo y Cómo Hacerlo

¿Cuándo y cómo hacer el primer baño del bebé?

Aquí hay algunas sugerencias para bañarlo de la manera correcta, con qué frecuencia hacerlo y qué productos usar para proteger la piel de tu bebé, hidratarla y suavizarla. Te comento algunas recomendaciones para el baño de tu bebé.

El Primer Baño

¿El primer baño? Solo después de que el cordón umbilical haya caído

Después de unos quince días desde el nacimiento, el cordón umbilical debe haber caído. Hasta esa fecha no es recomendable bañar al bebé porque podría retrasar su caída o favorecer una infección. La primera vez que lo sumerjas en agua debes seguir reglas precisas, la temperatura debe ser de alrededor de 37,5 °, debe usar detergentes específicos extremadamente delicados, no debe exceder los 10 minutos y mantener apoyada la cabeza del bebé.

También te Puede Interesar  ¿Por qué los Bebés Babean? - ¿Por Qué mi Bebé hace Burbujas de Saliva?

El primer baño del recién nacido siempre es un momento particularmente emocionante para los nuevos padres, así como para los recién nacidos, por supuesto. Para que vuelva a encontrarse con las sensaciones experimentadas durante los nueve meses de embarazo, en el vientre de la madre donde nadaba como un pez en el líquido amniótico.

De hecho, el baño de inmersión, en el que el pequeño cuerpo del bebé está casi totalmente dentro del agua tibia, es una operación que no se puede realizar inmediatamente después del nacimiento, tan pronto como regrese a casa del hospital. Por supuesto, esto no significa que, mientras tanto, la higiene del bebé no deba ser adecuada, por el contrario, sino que se debe tener cuidado en el muñón del cordón umbilical, que podría infectarse.

Baño para el Bebé: con Qué Frecuencia Hacerlo

Puede hacerlo dos o tres veces por semana, durante los otros días lava solamente al bebé de manera segura con agua. Esto le dará a su piel una respiración delicada, preservándola (o al menos no agravándola) incluso de cualquier dermatitis y eczema. En invierno, el baño no se puede hacer todos los días, mientras que en verano es mejor no descuidar este momento de limpieza personal, ya que, por supuesto, el bebé suda y necesita alivio del calor y la irritación.

El Momento Perfecto Para el Baño de tu Bebé

El momento perfecto para bañarse es el de la noche, antes de acostarse, cuando el niño está listo para dormir, descansando y reconfortándose por el contacto con el agua tibia.

También te Puede Interesar  ¿Por qué los Bebés Vomitan?: Posibles Razones de Alerta

A este respecto, la temperatura del agua debe estar entre 36 y 38 ° C, usa el termómetro apropiado para medirla.

Cómo Limpiar al Bebé antes de que se Caiga el Muñón del Cordón Umbilical

En el hospital, las enfermeras lavan al niño todos los días, pero una vez en casa, la nueva madre y el neopapá se ocupan de la cosa, de acuerdo con las indicaciones proporcionadas por los pediatras y los obstetras. Entre ellas se encuentran las modalidades de limpieza del bebé en la fase de curación del muñón del cordón umbilical, cuando todavía es temprano para el primer baño verdadero.

De hecho, el contacto directo de la herida fresca con agua caliente podría causar infecciones, por lo que es mejor esperar a que se caiga el muñón y que la cicatrización sea perfecta. Generalmente dos semanas son suficientes, con algunas variaciones individuales.

En cualquier caso, durante esta fase lavarás al bebé con la ayuda de una esponja suave empapada en agua caliente, que se la pasarás al cuerpo del pequeño sin tocar el área del ombligo. Una vez que el muñón ha caído y la cicatriz del ombligo está bien formada y seca, puedes pasar a la fase 2, el baño completo.

Para bañarlo, te aconsejamos que uses un recipiente posiblemente equipado con un soporte para el bebé, de modo que casi se pueda sentar.

 

 

 

Recomendaciones Cuando Inicias los Baños del Bebé

Primer Baño: Cómo Hacerlo

El primer baño debes hacerlo con una esponja suave, adecuada para la delicada piel del recién nacido, y el uso de productos diseñados específicamente para niños pequeños. Son mas recomendables los productos orgánicos, sin ingredientes químicos potencialmente irritantes. Es suficiente colocar al niño en la bañera y sostenle la mano detrás de la cabeza, ya que aún no puede sostenerla por sí solo.

En este punto, el cuerpo se humedece con agua tibia, nunca demasiado caliente y tampoco fría, ahora viertes un poco de producto sobre la esponja, y se pasa suavemente sobre todo el cuerpo. Mejor usar dos productos distintos para el cuerpo y el cabello. No te preocupe por sus ojos porque los champús para bebés están especialmente diseñados para evitar la irritación.

También te Puede Interesar  ¿Cuándo Empiezan a Gatear los Bebes, Principalmente los Prematuros?

Sin embargo, ten delicadeza y evita que la espuma le caiga sobre los ojos, ya que podría causar algunas molestias. Si esto sucede, humedece inmediatamente su cara con un poco de agua para eliminar los rastros del producto. Usa una toalla suave para secar suavemente el cabello y evita usar el secador, especialmente en verano. El cabello de los recién nacidos se seca rápidamente y el secador de pelo puede ser molesto. Para el cuerpo te recomiendo usar toallas suaves con capuchas.

En cuanto a los productos para el baño, compra los más delicados del mercado, que son orgánicos y no contienen sustancias químicas irritantes, posiblemente calmantes, y no los uses para cada baño. No hay un tiempo específico válido para bañar a tu bebé, en general, es preferible por la noche, antes de la última alimentación, porque el bebé se relaja y se duerme más fácilmente. En general, el baño es una experiencia muy agradable para el niño, pero debe durar el tiempo necesario, no más de diez minutos, para limitar la posible exfoliación de la piel.

Cuando el bebé está sumergido en agua, siempre es necesario sostenerle el cuello y la cabeza con una mano, ya que aún no puede hacerlo él mismo. Con la otra mano puedes lavar la barriga, los pies y las piernas. Con una esponja empapada en agua y detergente, es bueno masajear suavemente la cabeza, teniendo cuidado de no dejar que el agua entre en los ojos. Finalmente, es bueno voltear al bebé, haciéndole descansar la barriga en su antebrazo y con la otra mano lavarle la espalda.