Porque se Tiene Fobia a los Agujeros en la Piel y en el Cuerpo

Al miedo a los agujeros en serie se le denomina tripofobia, los que padecen este trastorno están aterrorizados por la visión de patrones repetitivos, que consisten en pequeños agujeros cercanos y profundos, como los de un panal de abeja o una esponja de baño. El término “tripofobia” fue acuñado en 2005 y se refiere a la palabra griega “trýpa”, que significa “agujero” o “perforación” y “phóbos”, es decir, “miedo”. En la literatura científica, las primeras descripciones del trastorno se remontan a 2013.

En la tripofobia, la exposición al estímulo fóbico despierta fuertes molestias, ansiedad o disgusto, hasta el punto de causar pánico, náuseas y escalofríos, este sentimiento se puede incrementar cuando algo sale de los agujeros (como una semilla o un insecto).

tripofobia

Porque se Tiene Fobia a los Agujeros

Como se Puede Tratar la Tripofobia, (Adversión a los Agujeros)

Según algunos estudios científicos, la tripofobia se deriva de una reacción de defensa inconsciente e instintiva, heredada de nuestros antepasados, contra los patrones en el cuerpo de algunos animales venenosos (como las serpientes) o cavidades en la naturaleza que pueden ocultar un peligro como nidos de himenópteros). Otra investigación, por otro lado, sugiere que la tripofobia está relacionada con la repulsión contra enfermedades infecciosas y parásitos.

Aunque está generalizada, la tripofobia aún no se reconoce oficialmente como un trastorno psíquico y, como tal, su definición no se encuentra en el “Manual diagnóstico y estadístico de los trastornos mentales”, preparado por la Asociación Americana de Psiquiatría. Al menos hasta más evidencia científica, el miedo a los agujeros sigue siendo, por lo tanto, un campo abierto a hipótesis y debate.

También te Puede Interesar  Cómo Controlar la Tristeza - Qué es Bueno para la Tristeza

Definición de Tripofobia

La tripofobia es el mórbido miedo o repulsión causada por cualquier patrón formado por figuras geométricas cercanas. Provocan este miedo y/o repulsión principalmente los agujeros, pero también pueden ser pequeños rectángulos, círculos convexos u otras formas particulares que se repiten. En casos severos, la tripofobia puede causar síntomas físicos o ataques de pánico en toda regla, con sudor frío, ritmo cardíaco acelerado, falta de aliento y náuseas.

Miedo a los Agujeros: ¿Cuáles son los Estímulos Fóbicos?

En general, si sufres de trastorno tripofóbico, sientes miedo o no toleras la vista de agregados de objetos, naturales o artificiales, capaces de crear patrones con agujeros, generalmente muy cerca uno del otro y de cierta profundidad. Si sufres de tripofobia a menudo temes ver cosas comunes, de uso corriente, aparentemente inofensivas.

Las Imágenes que te Pueden Generan Reacciones Repulsivas son Muchas e Incluyen:

  • Las burbujas de jabón (si una está unida a la otra puede recrear una forma similar a la de un panal)
  • Esponjas de baño
  • Queso suizo emmental
  • Barra de chocolate aireado
  • Vaina de una flor de loto
  • Agujeros en una pared de ladrillos
  • Tubos apilados
  • Coral Marino
  • Folículos pilosos
  • Poros de la piel
  • Cabezales de ducha
  • Fresas
  • Las granadas

Causas de la Fobia a los Agujeros (Tripofobia)

La mayoría de las fobias son causadas por experiencias traumáticas experimentadas o por raíces culturales. Sin embargo, este no parece ser el caso de la tripofobia. Esta forma de miedo mórbido representa, de hecho, una generalización de una respuesta a estímulos inofensivos, pero con caracteres similares a amenazas realmente dañinas (por ejemplo, animales venenosos, infecciones, parásitos) aprendidos en el curso de la evolución.

La tripofobia es un trastorno en el cual el estímulo fóbico está representado por los agujeros. Aunque es poco conocido, este temor es más común de lo que uno podría pensar, tanto que en los últimos años ha sido objeto de mucha investigación científica, que ha estudiado sus posibles causas.

 

Estudios Realizados para Conocer el Origen de la Tripofobia

El Probable Origen Evolutivo

Los primeros estudios sobre tripofobia fueron realizados por un grupo de científicos de la Universidad de Essex, coordinados por Geoff Cole y Arnold Wilkins, expertos en ciencias visuales. La investigación publicada en la revista Psychological Science afirma que este trastorno no depende de causas psíquicas, sino de razones que parecen remontarse a un mecanismo de supervivencia adquirido por nuestros antepasados.

También te Puede Interesar  Tipos de Acoso en las Redes Sociales (Ciberbullying), Como Prevenirlo

Esta fobia, explican en el informe, se derivaría, en particular, de una reacción primitiva transmitida en el curso de la evolución, como una respuesta de defensa ante un peligro potencial. En esta reacción instintiva, una parte del cerebro señalaría a las personas aquellas imágenes que recuerdan las manchas o agujeros presentes en plantas y animales venenosos, de los cuales el hombre tenía que defenderse en la naturaleza, como algunas arañas y serpientes, el pulpo de anillos azules, el escorpión amarillo y así sucesivamente.

Según los estudiosos, por lo tanto, en el origen de la tripofobia existiría una base biológica heredada, que apoya una explicación evolutiva, los modelos visuales que desencadenan los síntomas de la fobia son similares a los evocados por plantas o animales peligrosos y potencialmente letales, que pueden esconderse en Hoyos o en pequeños barrancos.

La Repulsión a las Enfermedades

En tiempos más recientes, algunos psicólogos de la Universidad de Kent (Universidad de Canterbury), coordinados por el Profesor Tom Kupfer, se han centrado en otro aspecto de la tripofobia. En las personas sometidas a este estudio científico, se observó que la visión de la totalidad de los agujeros generaba principalmente una sensación de disgusto en lugar de miedo.

Simbólicamente, cada cavidad representa un lugar de intercambio entre el mundo interno y externo, por lo tanto, la sensación de una posible contaminación. La tripofobia parece ser el resultado, en particular, de una intensa repulsión hacia enfermedades caracterizadas por erupciones circulares en la piel (como la viruela, el sarampión, la rubéola). Los participantes en el estudio también informaron una sensación molesta, como si la piel estuviera infestada de parásitos o insectos, al tiempo que eran conscientes de que esto no podía ser real. El temor a una posible contaminación, como es lógico, también tiene que ver con insectos, animales que son objeto frecuente de fobias específicas, como las arañas (aracnofobia).

También te Puede Interesar  Cómo Afrontar una Separación con Hijos: Consejos para Lograrlo

 

Tratamientos y Fármacos para la Tripofobia

¿Cómo se puede superar la tripofobia?

La tripofobia la puedes superar con diferentes opciones terapéuticas (psicoterapia, técnicas de relajación, medicamentos), también en combinación entre sí. Estas intervenciones tienen el objetivo de inducirte a racionalizar tu fobia y tratar de concentrarte en la posibilidad de reaccionar a los pensamientos que te provocan ansiedad y enfrentar las convicciones negativas asociadas con el miedo que le tienes a los agujeros.

Terapia de exposición y Desensibilización

Un enfoque eficaz en el tratamiento de la fobia es que te presenten los estímulos fóbicos en condiciones controladas, hasta obtener una desensibilización sistémica. La terapia consiste en la exposición gradual y repetida en el tiempo a figuras, objetos y superficies que presentan patrones geométricos, para enfrentar las ideas negativas asociadas con el miedo a los agujeros.

Terapia Cognitivo-Conductual

La desensibilización se puede practicar en combinación con técnicas cognitivas y conductuales, para modificar el círculo vicioso de la tripofobia y que trabajes en el significado de los agujeros para tí. De esta manera, te expondrías a las situaciones temidas, con la posibilidad de aprender técnicas de autocontrol emocional que te permiten reducir tu miedo.

Técnicas de Relajación

Para abordar la tripofobia de manera efectiva, la psicoterapia se puede practicar en conjunto con técnicas de relajación, como entrenamiento autógeno, ejercicios de respiración y yoga. Estos tratamientos pueden ayudarte a controlar la ansiedad relacionada con el miedo a los agujeros.

Medicamentos

En los casos más graves de tripofobia la terapia con medicamentos te la debe prescribir un psiquiatra, especialmente para controlar los síntomas de enfermedades asociadas con trastornos fóbicos, como la depresión y la ansiedad. Los medicamentos que suelen estar indicados son las benzodiacepinas, los betabloqueadores, los antidepresivos tricíclicos, los inhibidores para la recaptación de serotonina