Causas de la Fobia Social: Como Superarla y Lograr Curarla

Para tratar un problema, hay que admitir su existencia. Y esta es la primera dificultad planteada por la fobia social (también llamada ansiedad social). Debido a que esta enfermedad a menudo comienza a una edad temprana, las personas que la padecen no siempre la identifican como un trastorno crónico y tienden a considerarla como un rasgo de su personalidad. Simplemente luchan por socializar.

Para algunos pacientes, especialmente aquellos que están estigmatizados, el miedo a los demás es un padecimiento doloroso, pero para otros es solo su “forma de ser”. Estos segundos encuentran que su fobia corresponde a la imagen que tienen de sí mismos, lo cual, en cierto sentido, es peor, porque no siente la necesidad de buscar ayuda.

tratamientos fobia social

como curar la fobia social

¿Cómo Curar la Fobia Social?

Se estima que solo la mitad de las personas con fobia social buscan tratamiento, generalmente después de los 15 o 20 años. A menudo, son complicaciones asociadas que hacen que consulten. Muchos fóbicos sufren de depresión o alcoholismo,  tienden a beberse unos tragos para relajarse tan pronto como están con otras persona, esto se puede convertir en una patología grave porque a veces terminan alcoholizadas.

Las señales que te Deben Alertar para Identificar si Padeces Fobia Social

Los psicoterapeutas y especialistas en Trastornos de Ansiedad Social, te dan algunas pistas para aprender a reconocer tu límite entre la timidez y la fobia: “En el caso de que te encontraras en una evasión sistemática y al punto que casi no consigues reunirte con amigos, pasar por entrevistas de trabajo o establecer relaciones románticas, ya hay que tomar acción “. “La situación sería diferente si la incomodidad es menos invasiva y tu lograras mantener una vida social. Incluso si te quedas atrás y prestas poca atención, pero estás presente e interactúas lo mejor que puedes con los demás “.

También te Puede Interesar  Conoce Clasificación de Diferentes tipos de Fobia o Miedos más Comunes

Se ha determinado que en esta patología las mujeres son más difíciles de pedir ayuda, sabrás que hace poco, una distante y autoestima moderada fueron rasgos buscados en las mujeres. Y algunos todavía consideran normal hoy en día que una chica sea tímida, avergonzada en público. Por lo tanto, es esencial que los síntomas psiquiátricos de este trastorno sean más conocidos, para que la persona que sufre y sus familiares sepan cómo detectar las señales de alarma.

Los sociofóbicos a menudo se muestran reacios a hablar con sus médicos, temen confrontar a una figura de autoridad y se sienten avergonzados por el contacto físico, así como por las interacciones con otros pacientes o personal médico. E incluso cuando deciden consultar, les resulta difícil hacer preguntas, contar todo, concentrarse durante la entrevista y comprender lo que se les dice.

Si bien algunas fobias son bien conocidas, este no es el caso, muchas personas sufren, a veces sin saberlo, fobia social. Si los síntomas son muy importantes, pueden volverse problemáticos todos los días. Esto puede ir desde el miedo a hacer una llamada telefónica hasta la ansiedad de ir a un negocio para ir de compras. Afortunadamente, la fobia social se cura, pero a veces requiere su tiempo.

Entonces ¿Cómo Reconocer la Fobia Social?

La mayoría de la persona chatean por teléfono con sus amigos o compañeros todos los días, cuando llegan al trabajo saludan a sus colegas, de la misma manera, yendo de compras o simplemente saliendo de sus casas y cruzándose con sus vecinos. Si tu observas que todas estas pequeñas acciones te resultan ser muy complicadas, que el simple hecho de tener que hablar con una tercera persona te causa un aumento del estrés y te incapacita rápidamente, está frente a un cuadro de Fobia Social. Falta identificar que tan avanzado lo padeces y esto lo determinaría un especialista.

Resulta que para una persona que sufre de fobia social le cuesta mucho abandonar su hogar, ya que en todo momento se sentirá espiada, burlada, criticada. En los casos más importantes, la fobia social provocará ataques de ansiedad, pánico o hiperventilación. Vivir diariamente con tal angustia es complejo, ya que limita a la persona afectada en sus acciones. En lugar de pasar su vida lejos de la sociedad, ella podrá curarse con un terapeuta.

También te Puede Interesar  Cómo Controlar tus Emociones y Sentimientos Negativos: 7 Técnicas Infalibles

Psicoterapia Cognitivo-Conductual para Curar la Fobia Social

Este método requerirá largos meses de trabajo, e incluso años para los casos más complejos. Con la ayuda de un terapeuta, podrás progresar gradualmente en la lucha contra tu fobia. Para comenzar, el terapeuta te pondrá frente a una situación que provoca tu ansiedad y hará todo lo posible para ayudarte a relajarte y para detener esta situación en el mejor de los casos. Con el tiempo, tendrás las claves para combatir tu fobia.

Cada sesión permitirá que te enfrentes a una nueva fuente de ansiedad. Al vivir estas situaciones con la ayuda de un terapeuta, podrás sentir confianza y superarás tus miedos más fácilmente. Lo bueno de esta terapia en que te la aplican en pequeñas dosis primero, para que te des cuenta progresivamente de que las demás personas no te juzgan tan negativamente como lo haces tú.

Curando Enfrentando tus Miedos

La fobia representa una hiperreactividad emocional involuntaria a una situación específica, como la alergia lo es a una hiperreactividad inmune a un alérgeno dado. Para sanar, por lo tanto, se tiene que despertar y luego desactivar el reflejo de miedo explosivo y la situación se repite. Eso es lo que se practica en las terapias conductuales y cognitivos, TCC, cuya eficacia se evidencia por docenas de estudios científicos.

Así podemos curar una fobia de manera rápida, aprendiendo a enfrentarnos a los miedos. Por ejemplo, para tratar la fobia de los perros, comenzamos mirando fotos de los perros, luego un verdadero perro enjaulado, para luego acercarnos a uno y tocarlo.

Pero el objetivo de la terapia no es hacer que el miedo desaparezca por completo, sino hacerlo normal, adecuado, moderado y controlable. Por eso nos asociamos con estos esfuerzos de confrontación, ejercicios de aceptación del miedo. Porque muchas personas fóbicas acaban teniendo “miedo al miedo”. Pero no es el miedo lo que constituye un problema, es una reacción normal de alarma, como el dolor, es entrar en pánico al respecto. La relajación y especialmente la meditación son, por lo tanto, cada vez más utilizadas por los terapeutas para ayudar a superar los temores excesivos.

Afirmar el Carácter de Uno para Combatir la Fobia Social

Una persona que sufre de ansiedad social no se atreverá a afirmar en voz alta y clara sus opiniones, sean las que sean. La terapia adecuada le dará confianza en sus elecciones y pensamientos, para que pueda ganar confianza. Esta terapia, a diferencia de la primera, se vivirá en grupo. Esto tiende a tranquilizar a las personas que sufren de fobia social, porque saben que frente a ellos hay personas que sufren los mismos males.

También te Puede Interesar  Cómo Aceptar y Superar el Duelo de una Madre

Se organizarán juegos, discursos y muchas otras actividades para promover a todos los pacientes, aunque algunos combatirán su fobia más rápido que otros.

 

Consejos útiles para Salir de las Fobias

Según expertos en fobia, es posible alejarse del miedo fóbico si no es ni demasiado viejo ni demasiado grave. Un recorrido en cuatro etapas:

1 Desobedece tus miedos

Los temores excesivos limitan tu libertad y pueden reducirte a la esclavitud: “No salgas, no te acerques, no hables …” Mientras más los obedeces, más se refuerzan ellos mismos. Por el contrario, debes desobedecerlos confrontándolos regularmente, gradualmente, con lo que te ordenan huir. Considera el miedo excesivo como un huésped no deseado y abusivo, y marca la diferencia entre lo que quieres (vive en libertad) y lo que el miedo quiere (esclaviza).

2 Piensa de dónde provienen tus miedos, luego actúa

Siempre es interesante haber entendido de dónde provienen nuestros miedos. Pero es inútil, por otro lado, dedicar todo tu tiempo y energía a meditar en estos orígenes. Atrévete a enfrentarte concretamente al objeto de tu miedo.

3 Aprende a relajarte y medita diariamente

Practica ejercicios durante los cuales te entrenarás para aceptar tu miedo (“Tú solo tienes miedo”) y tus peores situaciones de desastre (“Primero acepto estas ideas o imágenes para poder actuar con mayor fuerza” y la serenidad para que no suceda “).

4 Mantén tus esfuerzos a tiempo

Los temores excesivos suelen indicar hiperemotividad. Este último, que es una riqueza, no desaparecerá. Por lo tanto, debes mantener el hábito de enfrentar tus miedos, cualesquiera que sean. Actuando libremente y con desparpajo frente a los demás si tienes miedos sociales, o acariciando a todos los perros que conoces si es a lo que le temes.