Qué es y para qué sirve la Inteligencia Emocional en Psicología

Hablemos de un tema que se ha discutido mucho en los últimos años, a saber, el concepto de inteligencia emocional. Esto no es un contraponer significados como podría parecer a primera vista, sino un concepto real, medible y demostrable que te puede ser decisivo para alcanzar los objetivos personales, sociales o profesionales y que te ayudará en su crecimiento personal.

Para abordar este tema, apoyaré el análisis en las teorías de Golleman, el primero que habló de inteligencia emocional y aclaró cuáles podrían ser sus impactos en la vida cotidiana, pero también te daré otros análisis de otros autores que después han realizado interesantes trabajos sobre este concepto.

 

que es inteligencia emocional

inteligencia emocional Qué es y para qué sirve

Significado de la Inteligencia Emocional: ¿Qué Es?

Definición de Inteligencia Emocional

El término inteligencia emocional se refiere a un manejo correcto y equilibrado de las emociones. Golleman identifica y define esta característica, vinculándola claramente con aquellos que son objetivos personales y profesionales que una persona plantea de manera más o menos consciente. De hecho, Goleman está convencido de que esta inteligencia puede ser fundamental para estimular un camino de crecimiento y éxito del tema.

Un elemento fundamental en este sentido es la capacidad de reconocer las propias emociones, saber cómo manejarlas y optimizarlas para mejorar la calidad de vida. Golleman también destaca cómo las emociones en sí mismas pueden interferir en la vida diaria, empujándonos u obstaculándonos hacia uno u otro comportamiento.

También te Puede Interesar  Causas de la Fobia Social: Como Superarla y Lograr Curarla

La formación en el manejo de las emociones se vuelve fundamental y verdaderamente productiva. A simple vista, la yuxtaposición de las palabras “inteligencia” y “emocional” puede parecer absurda. En realidad, la capacidad de leer y analizar emociones representa una forma real de inteligencia.

Inteligencia Emocional para Golleman en Psicología

Hablando de emociones para ser reconocidas y manejadas, me voy a referir de hecho a todas las emociones que el alma humana puede experimentar, ya sean primarias o secundarias. Las primeras emociones incluyen tristeza y felicidad, miedo, sorpresa, enojo, disgusto, aceptación y expectativa. Todas estas emociones se pueden mezclar para determinar el nacimiento de emociones complejas.

En este caso, es apropiado subrayar también cómo, en algunos casos, las emociones cambian según su intensidad (como sucede, por ejemplo, con la ira que en la parte superior se convierte en furia). La evaluación de las emociones no se limita a lo que es su percepción, sino que se transforma y disminuye incluso en las relaciones que tu puedes establecer con los demás y en la capacidad de externalizar las emociones en sí mismas.

Es por esta razón que la inteligencia emocional también tiene en cuenta ciertas competencias que son evidentes en la sociedad o, en cualquier caso, en relación con las otras. En particular, hablamos de habilidades de comunicación, habilidades de liderazgo, habilidades de resolución de conflictos, habilidades de resolución de problemas, habilidades de toma de decisiones.

Cómo Puedo Poner en Práctica la Inteligencia Emocional

Cómo Desarrollar la Inteligencia Emocional y Para qué se Utiliza

En este punto, es oportuno que te preguntes cómo es posible estimular la inteligencia emocional. Las habilidades básicas son inicialmente tres: la primera es la autoconciencia, la segunda es el autocontrol, la tercera es la empatía. En un nivel práctico, esto implica ante todo la necesidad de escuchar atentamente tus estados de ánimo internos, analizando su naturaleza y origen.

También te Puede Interesar  Cómo Hacer parar de Ser Tímido: Ejercicios Para Vencer la Timidez

El segundo paso está relacionado con la aceptación de las emociones para ser entendidas como un elemento fundamental de la vida de todos. Gracias a esta conciencia, es posible conocer, controlar y gestionar incluso aquellos que son pensamientos que pueden parecerte ilógicos, pero que en realidad están conectados a alguna forma de emoción o memoria.

También es útil que comprendas y adoptes el concepto según el cual los eventos deben entenderse y experimentarse como pasajeros, vinculados a situaciones específicas y no necesariamente destinados a repetirse. Otro elemento que no debes pasar por alto es el relacionado con la capacidad de observar el otro y sus deseos, un factor que no puedes ni debes limitar a escuchar palabras, sino que debe ir más allá y también comprender sus sentimientos.  En este sentido el lenguaje no verbal, su observación y su análisis son fundamentales en tu comunicación.

Cómo Evaluar la Inteligencia Emocional: La Prueba.

Como cualquier otra competencia, la inteligencia emocional también se puede medir, juzgar y evaluar. Esta medida se desarrolla a través de tres enfoques diferentes. La primera se refiere a la necesidad de cuantificar el nivel de empatía alcanzado, la segunda al hecho de que la medición debe ser relativa a la capacidad de que en realidad poseas tu, no a la que siempre hayas percibido que tienes y  la tercera al hecho de que gracias a esta inteligencia debe fusionarte con la esencia más profunda del yo.

También te Puede Interesar  Cómo Controlar tus Emociones y Sentimientos Negativos: 7 Técnicas Infalibles

A nivel práctico, hay muchos académicos que, a través de pruebas e investigaciones empíricas, han tratado de hacer que este tipo de evaluación sea real. Entre las diversas investigaciones, mencionamos las que Mayer y Salovey realizaron en 1977 y 1990, con Di Paolo el primero y con Caruso el segundo. En la investigación que los 3 llevaron a cabo en 1977, se usa una especie de escala que en realidad ordena todos los pasos de inteligencia emocional basados ​​en la reflexión y el análisis que el individuo hace de ciertos eventos.

El juicio se expresa teniendo en cuenta la participación del sujeto en la situación y en el consenso que gira en torno a la respuesta que el sujeto ha recibido. Siguiendo los mismos criterios básicos, en 1990 se llevaron a cabo nuevas investigaciones basadas en la percepción de las emociones por parte del individuo.

Pero si quisiéramos identificar el primer estudio de este tipo en orden temporal, deberíamos volver a 1922. Fue entonces cuando Averile y Nunley prepararon el estudio titulado “Entender y analizar las emociones”. Destacaron cómo las emociones y su nivel podrían influir en el éxito real y percibido de la persona.

Por supuesto, la inteligencia emocional, como la intelectual, generalmente definitiva, no es la única que puede determinar la historia y la posición de la persona en el mundo, pero tiene una influencia que no se puede subestimar. Si quieres saber si estás dotado de inteligencia emocional puedes indagar un poco mas en el tema, incluso responder algunos Test que ofrecen en línea para ese fin.