Cómo es una Persona Bipolar – Trastorno Bipolar Síntomas en Mujeres

El trastorno bipolar (llamado también depresión bipolar o bipolaridad), aunque no es particularmente frecuente, es un problema grave y debilitante. Merece atención clínica y los pacientes que la padecen a menudo no lo saben. Los afectados tienden a alternar entre fases depresivas seguidas de fases hipomaníacas o maníacas. Las Mujeres pueden ser mas propensas a padecerla sobre todo en momentos de desarreglo hormonal durante la menstruación y/o el embarazo. También debido al metabolismo de las mujeres pueden sufrir de aumento de peso.

En general, las fases depresivas de la bipolaridad tienden a durar más que las etapas maníacas o hipomaníacas. Por lo general, duran desde unas pocas semanas hasta unos pocos meses, mientras que las fases maníacas o hipomaníacas duran de una a dos semanas. A veces, en el trastorno bipolar, la transición de una fase a otra es rápida e inmediata. En otros momentos, en cambio, se entremezcla con un período de humor normal (eutímico).

bipolaridad

trastorno bipolar Síntomas en Mujeres

 

Qué es la Bipolaridad, Cómo se Puede Tratar

Que Fases Presenta el Paciente de Bipolaridad

Algunas veces el cambio de fase en la bipolaridad es lento y tortuoso, mientras que otras veces puede ser abrupto y repentino. Las Fases que se te pueden presentar en caso de que la padezcas son:

Fase Depresiva

Las fases depresivas en el trastorno bipolar se caracterizan por tener un estado de ánimo muy bajo, una sensación de que nada es capaz de darte placer y una sientes una tristeza general durante la mayor parte del día. En general, las fases depresivas no difieren de los episodios depresivos de depresión mayor unipolar. Durante estas fases de la bipolaridad, por lo tanto, el sueño y el apetito se te pueden alterar fácilmente al igual que se te puede disminuir la concentración y la memoria.

A veces, durante las fases depresivas, a los pacientes que sufren de trastorno bipolar lo persiguen de forma recurrente pensamientos de suicidio.

También te Puede Interesar  Cómo Afrontar una Separación con Hijos: Consejos para Lograrlo

Fase Maníaca

Las fases maníacas en la bipolaridad, en algunos casos, generalmente se describen como exactamente lo opuesto a las depresivas. Es decir, caracterizada por un estado de ánimo algo elevado con sentimiento de omnipotencia y optimismo excesivo. En estas fases, los pensamientos siguen muy rápidamente en la mente del paciente que sufre de depresión bipolar o trastorno bipolar hasta el punto de volverse tan rápido que es difícil seguirlos.

El comportamiento puede ser hiperactivo, caótico, hasta el punto de hacer que el paciente no sea concluyente. La energía del paciente bipolar en la fase maníaca (o hipomaníaca) es tanto que a menudo no siente la necesidad de comer ni de dormir. Cree que puede hacer cualquier cosa, hasta el punto de representar comportamientos impulsivos, como gastos excesivos o acciones peligrosas, perdiendo la capacidad de evaluar correctamente sus consecuencias. Hay frecuentes trastornos del control de los impulsos reales (adicción al juego, compras compulsivas, entre otras).

Fase Disfórica

En muchos casos, sin embargo, la fase maníaca (hipo) del trastorno bipolar (bipolaridad) no se caracteriza por un exceso de euforia y grandeza. En su lugar, se destaca un estado de ánimo disfórico, caracterizado principalmente por un sentido constante de ira e injusticia. Esto resulta en irritabilidad e intolerancia y, a menudo en agresión expresada, siempre sin evaluar correctamente las consecuencias de esta conducta.

Los trastornos bipolares incluyen el trastorno bipolar tipo I, el trastorno bipolar tipo II, el trastorno ciclotímico y el llamado trastorno bipolar no especificado de otra manera, una categoría de diagnóstico que incluye a todos aquellos pacientes con síntomas insuficientes para diagnosticar uno de los trastornos mencionados anteriormente.

Síntomas del Trastorno Bipolar

Para padecer un trastorno de bipolaridad debe haber un período distinto de elevación anormal y persistente del estado de ánimo, con características de expansividad o irritabilidad. Los trastornos del estado de ánimo deben ser lo suficientemente graves como para comprometer las habilidades de estudio, trabajo o relación social. Los síntomas que te pueden acompañar en el caso de que seas un paciente bipolar pueden ser:

Síntomas Maníacos

Durante un episodio maníaco, varios de los siguientes síntomas del trastorno bipolar están presentes:

  • Aumento de la autoestima o la grandeza
  • Necesidad reducida de dormir
  • Incrementa la producción verbal con dificultad para detenerlo
  • Volubilidad en el cambio de opinión (el paciente no nota que sus pensamientos cambian fácilmente)
  • Fácil distracción (el paciente puede prestar atención a detalles insignificantes que ignoran elementos importantes)
  • Aumento de las actividades específicas
  • Agitación mental o física
  • Mayor participación en actividades que pueden tener consecuencias peligrosas (por ejemplo, gastar mucho dinero o realizar actividades inusuales para la persona)
También te Puede Interesar  Como Ayudar a un Adicto al Juego: Consecuencias y Síntomas de la Ludopatía

Síntomas Depresivos

Un diagnóstico de depresión requiere un período de al menos dos semanas con pérdida de interés o placer en la mayoría o en todas las actividades. La depresión bipolar debe ser lo suficientemente grave como para producir un cambio en el apetito, el peso corporal, el sueño o la capacidad de concentración, así como un sentimiento de culpa, insuficiencia o desesperación. También pueden estar presentes pensamientos de muerte o suicidio.

Durante un episodio depresivo, varios de los siguientes síntomas del trastorno bipolar están presentes:

  • Depresión constante del estado de ánimo o la desesperación
  • Reducción seria de intereses o placer en todas o la mayoría de las actividades
  • Pérdida o aumento de peso corporal o apetito
  • Aumento o disminución en el sueño
  • Agitación o desaceleración
  • Fatiga o pérdida de energía
  • Sentimientos de insuficiencia, culpa y / o pérdida de autoestima
  • Incapacidad para concentrarse y tomar decisiones
  • Pensamientos de muerte o suicidio

Bipolaridad, Inestabilidad Humoral y Otros Trastornos

A veces, una persona que sufre de depresión bipolar solo puede experimentar episodios de manía o solo episodios de depresión que alternan con períodos de estado de ánimo normal. Cuando solo está presente la manía, la enfermedad se llama trastorno bipolar. En cambio, si solo está presente la depresión, la enfermedad generalmente se llama depresión mayor.

Sin embargo, debes tener en cuenta que la inestabilidad del estado de ánimo típico de la bipolaridad también se puede encontrar en muchos trastornos de la personalidad, especialmente en el trastorno límite. Por lo tanto, el diagnóstico diferencial es muy delicado y no es suficiente encontrar la alternancia de las fases humorales para estar seguro de que es un verdadero trastorno bipolar.

 

Tratamientos y Fármacos para el Trastorno Bipolar

Medicamentos para el Trastorno Bipolar

El tratamiento del trastorno bipolar se centra principalmente en la farmacoterapia, basada en medicamentos estabilizantes del estado de ánimo y antidepresivos (tricíclicos o ISRS), bajo una supervisión médica especializada cuidadosa y continua. Entre los estabilizadores, el litio se usa a menudo en el tratamiento de la manía aguda, pero su principal indicación se refiere a la acción de prevención tanto de crisis maníacas como depresivas.

También te Puede Interesar  Cómo se llama la Fobia a los Ratones y que Hacer para Superarla

El ácido valproico y la carbamazepina se utilizan por igual en el tratamiento del trastorno bipolar en la manía aguda y en la prevención de recaídas. Los antipsicóticos o neurolépticos, se utilizan en el tratamiento de la manía en la fase aguda y menos en la fase de mantenimiento. Otros medicamentos como las benzodiacepinas también se usan en el tratamiento agudo de la manía.

Los antidepresivos se usan en fases depresivas para el tratamiento de la depresión bipolar: es importante que recuerdes siempre que los antidepresivos generalmente requieren de 2 a 6 semanas para ser eficaces. En algunos casos, los antidepresivos pueden inducirte un cambio de la fase depresiva a la fase maníaca, y esto naturalmente requiere de una atención especial.

Desafortunadamente para algunos pacientes puede llevar algún tiempo encontrar una terapia efectiva.

Importancia de la Psicoterapia del Trastorno Bipolar

La investigación científica ha demostrado que, para tener una mayor estabilidad del estado de ánimo, es necesario asociar una psicoterapia con un tratamiento farmacológico (que sigue siendo fundamental), preferiblemente con una orientación cognitivo-conductual. Este último es entonces indispensable en el tratamiento de la bipolaridad si es secundario a un trastorno de personalidad.

Los protocolos psicoterapéuticos para el trastorno bipolar suelen implicar diferentes puntos de intervención y acción:

Ayudar a la persona a seguir la terapia con medicamentos

Se ha demostrado que, si no se siguen, las personas tienden a “olvidarse” de tomar el medicamento. Es necesario mantener y aumentar la motivación de la persona para tomar la terapia

Ayudar a la persona a reconocer rápidamente los síntomas iniciales de las dos fases, para que sepa cómo comportarse y cómo evitar que la situación se precipite

Aprender a discutir y cambiar los estilos de pensamiento irracionales y disfuncionales de uno

Aprender estrategias más efectivas para enfrentar las dificultades diarias, cómo manejar la ira o mejorar las habilidades de comunicación

Trabajar específicamente en la fase depresiva, de acuerdo con las modalidades típicas de la terapia cognitiva conductual.