Trauma Psicológico:  Síntomas – Como lograr Superarlo

Trauma psicológico significa cualquier evento que una persona perciba como extremadamente estresante. Puede ser una amenaza a la integridad física, la propia o ajena, o la identidad psicológica. Estos eventos producen importantes reacciones emocionales y corporales, que el cerebro no siempre puede procesar.

Cuando el procesamiento del trauma psicológico no ocurre espontáneamente, las emociones y las sensaciones corporales se bloquean, y construyen redes neuronales disfuncionales que comprometen el funcionamiento psíquico normal y el bienestar de la persona. El impacto del trauma psicológico es subjetivo. Dependiendo de las características de la personalidad, el entorno que la rodea, la estructura emocional y cognitiva de cada persona, un evento puede ser más o menos traumático.

 

trauma psicologico

como tratar el trauma psicologico

 

Traumatismo Psicológico, Síntomas y Tratamiento

Qué Produce los Traumas Psicológicos

Los eventos que potencialmente pueden desencadenar un trauma psicológico incluyen no solo condiciones extremas y fuera de lo común, sino que también pueden relacionarse con experiencias de abandono o falta de respeto y cuidado, que afectan el sentido del valor del afectado, su seguridad, la autoestima y su sentido de eficacia personal.

Incluso sin sufrir un trauma psicológico con una “T” mayúscula, todos sufrimos un trauma con la pequeña “t”. Para algunos puede haber sido traumático ser humillado en la escuela primaria por un maestro que es demasiado duro, para otros el ser abandonados repentinamente por su compañero; para muchos puede ser traumático perder un trabajo, un divorcio o la pérdida de un ser querido, pero también una sentencia recibida.

Por lo tanto, el trauma psicológico es muy frecuente y constituye uno de los principales factores de riesgo para el desarrollo de trastornos psicológicos, en particular trastornos de ansiedad, como el trastorno por estrés postraumático.

También te Puede Interesar  Qué es y Causas del Trastorno Narcisista de la Personalidad: Tratamientos

Los síntomas que pueden ocurrir después de una experiencia traumática no son únicos. Varían según la gravedad del trauma psicológico, pero sobre todo dependen de la respuesta subjetiva de la persona que lo ha sufrido. La respuesta a la experiencia traumática es, ante todo, emocional-corporal.

En el caso de un trauma psicológico no resuelto, se crea una estasis neurobiológica en el cerebro, que impide la elaboración de emociones y sensaciones corporales que, permaneciendo en el cerebro más allá de la conclusión de la experiencia, están listas para reactivarse en situaciones similares a la traumática.

Incluso si la persona está en una condición segura, puede suceder, de hecho, que experimente las mismas emociones y sentimientos desagradables que sintió cuando ocurrió el trauma. Por ejemplo, aquellos que han tenido un accidente automovilístico pueden sentirse incómodos y tensos en el automóvil, incluso si saben que han estado conduciendo sin problemas durante años.

Esta sobreexcitación emocional y corporal puede llevar al desarrollo de diferentes síntomas. Según la clasificación de la Medicina Especializada, hay dos trastornos directamente relacionados con experiencias traumáticas no resueltas. Estos son: trastorno por estrés agudo y trastorno por estrés postraumático.

Estos son dos trastornos de ansiedad caracterizados por los siguientes síntomas:

  • Miedo intenso
  • Sentimientos de impotencia u horror
  • Revivir constantemente el evento traumático con imágenes recurrentes e intrusiva
  • Pensamientos o percepciones
  • Sueños
  • Sensación de revivir la experiencia (ilusiones, alucinaciones, flashbacks)
  • Angustia psicológica y reactividad fisiológica intensa a la exposición a desencadenantes internos o externos que simbolizan o se asemejan a algún aspecto del evento traumático
  • Reducción marcada en el interés por dedicarse a cosas que antes hacía
  • Sentimientos de desapego o extrañeza hacia los demás
  • Afectividad reducida
  • Sentimientos de disminución de las perspectivas futuras
  • Aumento de la activación nerviosa con dificultad para conciliar el sueño o mantener el sueño
  • Irritabilidad o arrebatos de ira
  • Dificultad para concentrarse
  • Hipervigilancia
  • Respuestas de alarma exageradas
También te Puede Interesar  Como Ayudar a un Adicto al Juego: Consecuencias y Síntomas de la Ludopatía

Si este síntoma se resuelve en un tiempo de cuatro semanas, estamos hablando de un trastorno por estrés agudo, pero si dura más de un mes, hablamos de un trastorno por estrés postraumático. Sin embargo, en la práctica clínica se encuentra que el trauma puede dar lugar a diversas patologías y no solo a las dos mencionadas anteriormente.

Otros Trastornos Consecuencia del Trauma Psicológico

Muchos autores, sin importar su enfoque teórico, sostienen que los traumas psicológicos pequeños y grandes, que se experimentan sobre todo en la infancia, tienen un impacto significativo en la aparición de estrés psicológico y en el desarrollo de diversos trastornos mentales. Incluso los aspectos del carácter, como la timidez o la tendencia a sentirse culpable, pueden ser consecuencia de traumas. En particular, de los traumas interpersonales, tales como los rechazos, las humillaciones, las culpas, cuanto más graves son, más repetidas son.

Un trauma psicológico no resuelto, de hecho, constituye una carga disfuncional en el cerebro de una persona que la hace más frágil en comparación con el impacto con otras posibles dificultades posteriores de la vida y disminuye su capacidad de recuperación. Por eso decimos que un trauma no resuelto tiende a “volverse complejo”, dando lugar a relaciones disfuncionales con uno mismo, con los demás y con la realidad interna, que pueden convertirse en la base de diferentes síntomas.

 

 

Trauma Psicológico: Cuando el Dolor se Detiene

El Trauma Produce que un Evento sea Recurrente

El trauma psicológico significa una experiencia dolorosa después de una “pérdida” que socava el bienestar de la persona o, peor aún, la imagen a partir de la cual el estado de sufrimiento estructurado y persistente se organiza como un estado de alerta psicológica permanente. Para entender la trama es necesario conocer algunos de los pasajes mentales que subyacen a la psicología del paciente. Pensando en la experiencia personal, por ejemplo, es necesario tener en cuenta los mecanismos que la subyacen.

También te Puede Interesar  Cómo Controlar tus Emociones y Sentimientos Negativos: 7 Técnicas Infalibles

Durante toda la trayectoria de la vida, incluso con diferentes modalidades en los diferentes grupos de edad, el cerebro recopila la información que proviene de los sentidos y de la afectividad personal y luego en la noche durante el sueño, en la fase REM, elabora dicho material, en a la luz de su singularidad y su historia personal, se deriva, lo que comúnmente se define, la experiencia personal.

Luego, el cerebro como un lugar dotado de un laboratorio sofisticado que, a partir de una materia prima que consiste en la percepción / registro de: información, eventos, sentimientos, emociones, eventos, significados personales, etc., procesa / transforma y produce una experiencia personal que enriquece continuamente.

El sistema cognitivo mejora el rendimiento y las habilidades. Este proceso de elaboración consiste en la transformación de datos objetivos en un material subjetivo generalmente coherente con el perfil psicológico del sujeto, material que se agrega al preexistente que confirma y perpetúa el carácter y la personalidad de la persona.

Todo esto tiene lugar en condiciones normales. A veces, sin embargo, este proceso inherente de procesamiento / transformación / enriquecimiento psicológico no es posible a medida que sucede algo (evento traumático), de particular significado emocional para el paciente, que el laboratorio mental no puede cumplir la función de procesamiento / transformación ritual y entonces se congela.