Cómo se Puede Estudiar y Trabajar al Mismo Tiempo y No morir en el Intento

Comenzemos admitiendo que trabajar y estudiar al mismo tiempo no es una tarea simple. Cada vez más estudiantes son llamados a realizar ambas actividades, a menudo solo para poder pagar un nivel de educación adecuado o alcanzar los objetivos establecidos por sus ambiciones. Veamos juntos algunos consejos prácticos sobre cómo estudiar y trabajar al mismo tiempo.

El primer enemigo de un trabajador estudiantil es el tiempo (que nunca es suficiente), su primera arma debe ser la organización. Elaborar un programa diario, semanal y mensual en el que dibujar objetivos realistas (tratar de exagerar, de hecho, también puede resultar contraproducente en la moral) ayuda al trabajador estudiantil a establecer un ritmo y seguirlo.

puedes estudiar y trabajar

trabajar y estudiar al Mismo Tiempo

¿Es Posible Estudiar y Trabajar al Mismo Tiempo?

Sí, aunque no sea fácil. La criticidad principal está representada por la falta de tiempo y energía y la consiguiente frustración de lo que, al final, sigue siendo una necesidad primordial, el barco de recreo. Con este término, los antropólogos indican la necesidad de jugar y divertirse, actividades que son la base del aprendizaje y el arte en todas las culturas. En resumen, el juego es algo muy serio. El primer objetivo de un trabajador estudiantil, por lo tanto, es continuar siendo un hombre integral, capaz de concentrarse, disfrutar y descansar. Sin perder tu mente.

Obviamente, al elaborar el programa siempre deberá tener en cuenta no solo los espacios provistos para trabajar y estudiar, sino también los relacionados con el compromiso social, la familia y otras actividades que le interesan, encontrando el espacio adecuado para cada componente.

También te Puede Interesar  Dónde Estudiar Quiropraxia: Qué es un Quiropráctico y Para Qué Sirve

 

Cómo estudiar y trabajar simultáneamente sin incurrir en ningún tipo de problema

Haz un Buen trabajo y diviértete (al mismo tiempo)

1 – La Organización

En primer lugar, debemos enfrentar la realidad del hecho de que cada trabajador acusa el doble de estrés con respecto a un estudiante libre para dedicar la totalidad de su tiempo al estudio y, en consecuencia, se ve obligado a hacer un mayor esfuerzo para aprobar los exámenes con resultados positivos.

2 – Motivación

Tener un trabajo no te permite “vivir” la experiencia universitaria en 360 ° (que no son solo libros y estudios) y esto podría resultar en un desvanecimiento del entusiasmo inicial con el que habías emprendido tu carrera estudiantil, un evento muy peligroso que en la mayoría De los casos lleva al trabajador a abandonar sus estudios.

Para evitar esto, la ayuda inesperada puede provenir de las relaciones con otros compañeros de clase, quienes sin duda podrán estimularte y mantener las relaciones con vida dentro de la facultad de interés.

Además, es esencial establecer premios después de alcanzar ciertos objetivos (por ejemplo, después de aprobar un examen), ya que esto nos proporcionará el sprint correcto para continuar estudiando y preparándonos para las siguientes pruebas.

3 – Concentración

Para un estudiante que trabaja, el tiempo siempre es rápido, por lo que es esencial obtener el dedicado al estudio en cualquier momento posible, en el descanso laboral, durante los viajes o los fines de semana, siempre debes tratar de tomar los libros y estudiar. Cuando sea posible, sería preferible hacerlo en un lugar habitual, donde no haya distracciones (televisión, computadoras u otras personas) y el material de estudio ya esté preparado, para ahorrar un tiempo valioso y evitar el estrés innecesario.

¡Serás recompensado!

Ser un estudiante y un trabajador al mismo tiempo requiere esfuerzos especiales, pero brinda una gran satisfacción, y es capaz de recompensar a aquellos que han tenido la paciencia y la concentración necesarias para llevar a cabo ese viaje. Es una experiencia dura, pero permite no solo aprender a administrar mejor el tiempo y los recursos, sino también a perfeccionar las habilidades que un día serán necesarias para conquistar el lugar de trabajo de los sueños.

También te Puede Interesar  Conoce Cuáles Universidades Públicas en argentina para Extranjeros que Existen

Además, en cualquier entorno de negocios, tener una experiencia laboral pesará en nuestro plan de estudios y podrá gratificarnos directamente en el campo de los esfuerzos y sacrificios sostenidos durante los años más difíciles.

Estudiando y luego encontrando empleo y carrera, este es el paso lógico que estamos acostumbrados desde pequeños, y en los primeros años escolares, nuestros padres nos muestran la educación como el requisito necesario para un bienestar económico. Sin embargo, no todo es tan limpio y, sobre todo, en tiempos de crisis económica, todo no es tan fácil.

Puede suceder que hayas empezado a trabajar primero y solo entonces deseas inscribirte en la universidad; o, nuevamente, que después de los primeros años en la facultad se entiende la oportunidad, imperdible, de un trabajo. Otras veces, para estudiar (quizás fuera del sitio), es necesario ganar dinero.

 

Otros Consejos para Que Puedas Hacer Ambas Cosas sin Morir en el Intento

A continuación te doy otros consejos sobre cómo abordar esta vida de obligaciones dobles.

Consejos para conciliar estudio y trabajo:

  1. Captura el tiempo

El principal problema es la falta de tiempo. La primera preocupación de un estudiante-trabajador debe ser administrar el tiempo con la ayuda de una agenda, proporcionar estudio, trabajo, descanso / descanso y dormir. No debes sacrificar nada, ni siquiera lo que pondríamos en segundo plano para la imposición cultural (primero el deber y luego el placer). Tendrás menos tiempo que tus compañeros para divertirte, pero tienes que divertirte. Incluso lo que tendemos a pensar es sacrificable, como el sueño, en realidad no lo es. También debemos ser rigurosos en actividades ligeras como el ocio y el descanso.

  1. Aplicar la técnica de aprendizaje correcta

Bien, ya pasaste la escuela secundaria sin daños, pero ¿estás seguro de que la relación compromiso-resultados ha sido óptima? Sé lo suficientemente humilde como para considerar la posibilidad de que tu técnica de estudio no sea la mejor. ¿Cuántas veces lees, repites en voz alta, subrayas, anotas, escribes los manuales desde cero? Para entender cómo probablemente puedes estudiar, no puedes proceder con el juicio, pero también es útil comparar con amigos y colegas y leer libros que traten directamente el tema. El método correcto reduce el tiempo y maximiza el aprendizaje.

También te Puede Interesar  Porque Estudiar Gastronomía - Cuánto dura la Carrera de Gastronomía

3. Mantener los Contactos

Los contactos humanos no solo responden a la necesidad de placer, sino que también son una forma de informarse. Cuando vayas a la facultad, intenta establecer vínculos y siempre ten a alguien a quien llamar para informarte sobre lecciones y diversos eventos. Luego están los amigos, los de todos los tiempos, que te recuerdan lo hermosa que es la vida.

  1. Acuerdos claros con tus seres queridos

Sobre amigos y también añadiendo parientes. Cuando puedas, preferiblemente al comienzo de esta aventura de trabajar y estudiar, ten en cuenta que el momento para ti es realmente un tirano y que, si lo haces sentir menos, no es por falta de afecto. Recuérdale a tu amigo o familiar que si realmente te ama, en un momento determinado tienes que irte a casa.

  1. e-Learning

Luego está la tecnología, que no es solo la televisión HD, ni el teléfono inteligente. Es posible, por ejemplo, seguir un curso desde casa. Inserta estos conocimientos “telemáticos” en tu agenda, especialmente porque pueden no costarte nada.

  1. Utilizar el trabajo para el estudio

De acuerdo, no siempre es posible, pero ten en cuenta que el estudio, como nos dijeron nuestros padres al comienzo de la agotadora carrera escolar, está vinculado al mundo del trabajo. El hecho de que puedas aplicar el estudio al mundo profesional es una gran ventaja. Es cierto, a veces no hay un vínculo entre los dos entornos, pero siempre trata de volver a unirlos, quizás sin darte por vencido, para buscar un nuevo trabajo más acorde con el objetivo de tus esfuerzos universitarios.